Happy Blog

Seis propuestas para el primer día de clase

Delivering Happiness at School | 6 septiembre, 2018

Empieza el curso y quizá llegue a tu clase un nuevo grupo de alumnos, que no se conocen entre ellos ni te conocen a ti. Para empezar con buen pie, qué mejor que sorprenderles en su primer día de clase con alguna dinámica o juego divertido que sirva, además, para que os conozcáis todos mejor. Aquí te dejamos algunas propuestas:

  • La estrella

Cada alumno debe recortar una estrella en un papel o cartulina. Esta debe pegarse en una hoja en blanco y en cada una de las puntas se debe escribir alguna información referida a la persona. Por ejemplo, puede escribirse el año de nacimiento, el color favorito, el número de hermanos, la ciudad favorita, el lugar de vacaciones, etc.

Cuando la estrella ya está lista, cada alumno se dirige al frente del aula y la enseña. El resto de alumnos deben adivinar a qué responde la información de cada punta de la estrella. Para ello pueden preguntar, de uno en uno. Anima a tus alumnos (según su nivel) a «jugar» con las respuestas, y a huir de lo más obvio para hacer la sesión más divertida.

  • ¿Verdad o mentira?

Cada alumno cogerá un trozo de papel en el que deberá escribir tres frases de su vida. Dos de ellas serán ciertas y una será falsa. Según la edad de los alumnos, se les puede ofrecer libertad absoluta para escoger los aspectos que quieran compartir o pautar un poco los elementos a escribir. Por ejemplo, se les puede preguntar por sus aficiones, familia, etc., pidiéndoles que escriban dos respuestas reales y una inventada.

Cuando están las listas preparadas, cada alumno las expone ante el resto, que debe adivinar cuál es el dato inventado.

  • Frases inacabadas

Antes de clase, debes recortar pequeñas tarjetas donde puedas escribir frases breves e inacabadas. Pueden servirte de ejemplo las siguientes: «De mayor, me gustaría ser…», «Mi lugar favorito es…», «Si tuviese que ir a una isla desierta y llevar solo 3 cosas, estas serían…», «Si me pudiera convertir en un animal, sería…», «Si pudiera escoger un super poder, este sería…», «Algo raro que me hace feliz es…», etc.

Puedes colocar las tarjetas en una caja o bolsa y cada alumno cogerá una de ellas, la leerá en voz alta y la terminará, justificando por qué escogió ese final para la respuesta. Será una forma divertida de que los alumnos se conozcan más.

  • Bingo

Se trata de un bingo muy especial, en el que el cartón deberás crearlo tu inspirándote en algunas ideas que existen en la red. Puedes usar una hoja DIN-A4 y dividirla en recuadros. En cada uno de ellos escribirás una frase, fíjate en este ejemplo:

«Es zurdo», «Va vestido de amarillo», Le dan miedo las arañas», «Sabe bailar salsa» son algunas de las propuestas en este caso. Puedes añadir las que te parezcan oportunas teniendo en cuenta el tipo de alumnado de tu clase.

Cada alumno tendrá su propia tarjeta y deberá hablar con sus compañeros y encontrar a algunos que cumplan esos requisitos. Cuando tenga cinco en línea podrá avisar de que ha hecho línea, y si consigue tener alumnos para todas las casillas, entonces habrá conseguido… ¡Bingo!

  • ¡Pelotas!

Debes colocar a los alumnos de una forma que puedan pasarse una pelota. O, mejor dicho, dos, una de cada color. Puedes pedirle que se las vayan pasando hasta que tú les avises o hasta que, por ejemplo, la música pare. Entonces el alumno que tiene el primer balón deberá preguntarle al que tenga el segundo algunas cuestiones para conocerle. Pueden empezar por el nombre o sus aficiones e ir avanzando hacia otras temáticas para conocerse mejor.

Cuando el primer alumno ha respondido, sigue la música y el juego hasta que se para de nuevo y otro alumno responde a las nuevas preguntas que le formulan. Si se repiten alumnos, pueden hacer ellos las preguntas al otro, responder a nuevas preguntas o ceder su turno al compañero o compañera de al lado, si no ha hablado aún.

  • Pasapalabra

Este juego es para casos en que los alumnos no se conocen mútuamente. Cada uno escribirá en una tarjeta su nombre y podrá mostrarlo al resto, paseando por el aula para ir conociendo todos los nombres. Después cada alumno se colocará en su sitio e ir pasando las tarjetas hacia la derecha o hacia la izquierda hasta que se da un aviso para que paren. Cada alumno, entonces, deberá correr a encontrar la persona que tiene el nombre que consta en la tarjeta que tiene en ese momento en sus manos.

Se puede repetir el mismo proceso unas cuantas veces e ir valorando en función de si los alumnos aciertan, o no, a la hora de encontrar a sus compañeros por sus nombres.

¡Feliz primer día de clase! 🙂

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí