Happy Blog

Matemáticas, Lengua, Felicidad…

Delivering Happiness at School | 2 noviembre, 2015

Matemáticas, Lengua, Felicidad… ¿te imaginas que la felicidad fuera una asignaura más en el colegio?

Pues en muchos colegios y en prestigiosas universidades como Harvard … ¡ya existe! Y se ha comprobado que los alumnos tienen niveles de estrés más bajos, mejor bienestar y actitud, y, además, obtienen mejores resultados académicos. Es el caso de Wellington College, en el Reino Unido, que decidió hace unos años añadir una asignatura de felicidad y bienestar una hora por semana. El motivo fue focalizar la atención en que sus alumnos saquen lo mejor de ellos mismos y canalicen correctamente sus emociones. Se observó que era mucho mejor esforzarse en reforzar aspectos emocionales con los alumnos desde su inicio que optar por resolver los conflictos que aparecen cuando se olvida o se relega a un segundo plano todo lo que tiene que ver con emociones y desarrollo personal.

En realidad, más que la forma como se presente ante los alumnos (una asignatura, cursos, actividades, etc.), lo importante es que esté presente en cada aula para que todos los niños tengan acceso a mejorar su gestión emocional y poder así alcanzar la felicidad. Pero es relevante el hecho de que existan centros que hayan decidido implementarla como asignatura. Así, tal cual. A primera vista, la falta de costumbre puede sorprendernos, pero… ¿acaso no es tan importante para los niños saber sumar como saber gestionar sus enfados? ¿No es igual de importante leer bien que sentirse bien con uno mismo? Sólo entendiendo la educación de forma integral y como proceso para aprender a vivir, comprenderemos cómo de importante es darle a la felicidad de los alumnos el protagonismo que se merece.

Y, si no, planteémonos cuál es el objetivo de maestros, padres y madres y de alumnos. El objetio es aprender, el objetivo es mejorar, es avanzar, es crecer, y es hacer todo esto siendo feliz. Quizás el objetivo es, por tanto, ser feliz. Y qué mejor que una escuela del siglo XXI que se ocupe también de enseñar a los alumnos, desde edades tempranas, el camino de la felicidad. De hecho, está comprobado que cuanto antes se empiezan a trabajar cuestiones emocionales con los alumnos, mejores resultados se observan en ellos.

Pero tan importante como incluir asignaturas para el bienestar emocional y la felicidad de los alumnos es el hecho de tener profesores preparados y con recursos suficientes para ayudar a que los alumnos adquieran un aprendizaje integral. Solamente si el profesorado tiene en sus manos formas de incluir la felicidad en las aulas, dinámicas para crear un mejor ambiente, para ayudar a los alumnos a que sean un poquito más conscientes, se podrá conseguir el objetivo: acompañar a niños y niñas a una vida más feliz.

Lo que tenemos claro es que la felicidad se puede alcanzar y que enseñar a los alumnos a ser felices no es otra cosa que enseñarles a vivir.

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí