Happy Blog

¿Quieres promover el refuerzo positivo con tus alumnos? El método del bolígrafo verde

Delivering Happiness at School | 10 noviembre, 2016

¿Te imaginas que en un examen, en lugar de indicarte tus errores, te indican tus aciertos? ¿O que, cuando te devuelven una actividad realizada en clase, están marcados algunos aspectos en bolígrafo verde en lugar de rojo?

Hoy en día, en términos generales, estamos acostumbrados a destacar errores, malas conductas y aspectos negativos del día a día de los alumnos. Lo hacemos así porque estos son los que se desvían de la normativa y los que se deben corregir. De todos modos, cada vez está más presente en las aulas el refuerzo positivo a los alumnos, que consiste en destacar aquello que hacen bien, sus fortalezas, sus virtudes y sus capacidades. Incentivar y motivar en lugar de castigar. De esta forma se pretende ayudarles a crear una autoimagen positiva, a no etiquetarlos o a darles seguridad en lo que son y en lo que hacen.

La técnica del bolígrafo verde ayuda a promover el refuerzo positivo con los alumnos. ¿Cómo funciona? Es sencillo. Al terminar una actividad que los alumnos entregan a los maestros, en lugar de tachar en bolígrafo rojo aquello que es erróneo, marcar con un círculo las incorrecciones o simplemente anotar una puntuación, se debe hacer algo bien distinto. En primer lugar, utilizar color verde u otro que no tenga connotaciones negativas o de alerta como el rojo. En segundo lugar, destacar todo aquello que el alumno ha hecho bien, aquellos aspectos de los que puede sentirse satisfechos, y, a traves de ellos, explicar como puede mejorar los que no domina todavía.

Esta pequeña variación en el día a día del aula, pese a parecer menor, tiene unos beneficios enormes. Si usamos siempre el bolígrafo rojo, el alumno retiene en su mente los errores, y, si bien es necesario tomar consciencia de ellos para mejorar, pueden quedar en su memoria gráfica los errores en lugar de los aciertos. Pero el aspecto más importante es el emocional, el que afecta a la motivación por seguir aprendiendo. Destacando aquello que el alumno ha hecho bien, le permites afrontar su aprendizaje con más optimismo, seguridad y ganas. De esta forma se refuerza su autoestima y el alumno adquiere consciencia de sus fortalezas para poder, desde esta posición de seguridad y confianza, hacer frente a los errores.

Al fin y al cabo, ¿no es cierto que, por ejemplo, si en un dictado de lengua hacemos 5 errores, hemos tenido, como mínimo, 50 aciertos? Esta técnica, dejando de lado el bolígrafo verde, puede aplicarse a muchísimos otros ámbitos educativos y de la vida de cada uno y seguramente los resultados serán más que positivos.

 

 

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí