Happy Blog

¿Docentes VS familias? 5 consejos para tratar con padres y madres

Delivering Happiness at School | 28 septiembre, 2016

Las familias son una actor fundamental en la educación y la formación de los alumnos. La escuelas y profesores lo saben y lo tienen en cuenta, pero a menudo el día a día se consume entre la preparación de clases, la atención a los alumnos y reuniones para organizarse. Pero es preciso no olvidar la importancia de la labor conjunta de padres, madres y docentes, pues solo así se trabajará de forma alineada para conseguir lo mejor de cada alumno.

¿Qué debes tener en cuenta, como docente, para lograr una mejor relación con las familias de tus alumnos? Te damos 5 consejos:

Inclúyeles. Hazles sentir parte del día a día del alumno y de la escuela. Háblales, si no las conocen, de las formas de participación que tienen los padres y madres, bien sea en el aula, en el centro o en casa. Pueden formar parte de la preparación de actividades culturales o de ocio, pueden participar en sesiones didácticas en el aula, ser parte del AMPA, etc. Además, tenlos en cuenta como soporte para tus alumnos en casa, explicándoles aspectos didácticos con los que pueden participar en la educación de sus hijos. ¡Las familias tienen mucho que aportar!

Comunícate. Cada día se hace más difícil una comunicación presencial con las familias, pero, aun así, haz lo posible por facilitar encuentros formales o informales, bien sea saludándoles en la puerta del centro, vía email o de la forma que tu centro tenga prevista para ello. Prepara reuniones personalizadas en un entorno de respeto y confianza dónde cada uno pueda manifestar su opinión y compartir sensaciones. Que tu falta de tiempo no te haga descuidar un aspecto que es tan importante como los demás.

Pregúntales. Cuanto más conozcas a las familias y el entorno con el que conviven los alumnos, mejor los entenderás a ellos y más sencillo será buscar soluciones cuando aparezcan situaciones difíciles. A veces las rutinas hacen que las reuniones sean para transmitir el avance del alumno en el centro y se pasa por alto toda la información que tienen los padres y que, seguro, es útil para comprender mejor ciertas conductas, rutinas o momentos por los que pasan los niños y niñas.

Actuad conjuntamente. La coordinación entre familia y escuela es clave para que el alumno tanga la sensación de que todos apuntan a un mismo objetivo y están alineados en referencia a su educación y desarrollo personal. Funcionar como aliados es una buena estrategia, pues ellos aportaran información para conocer mejor a tus alumnos y poder ayudarles. Establecer pautas compartidas o poner en común opiniones o sensaciones hará también que podáis seguir un mismo camino y que los niños y niñas encuentren cierta continuidad entre el aula y su casa.

Entiéndeles. Para cada familia, su hijo o hija es su tesoro más preciado. Entiende sus preocupaciones y comparte con ellos de forma personalizada tus percepciones sobre el alumno. Así, generarás a la vez confianza en tu figura como docente y en el centro. Comprende también que a veces les falta tiempo, que pasan por momentos complicados, o que quizás antes nadie les ha hecho partícipes de la educación de sus hijos. Respeta su opinión y ten en cuenta que muchas veces las familias no saben cómo implicarse en el día a día del centro, por lo que deben saber, en primer lugar, por dónde empezar.

¡Suerte! 🙂

 

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí