Happy Blog

¿Cómo puedo acompañar en el duelo a mis hijos o alumnos?

Delivering Happiness at School | 23 noviembre, 2016

A lo largo de nuestras vidas, las personas debemos enfrentarnos a pérdidas importantes. Lidiar con los sentimientos vinculados a ellas es un proceso difícil y duro que vamos aprendiendo con el tiempo.

En el caso de los niños, las pérdidas deben gestionarse de forma correcta desde la escuela y la familia para que se realice el duelo y el alumno pueda continuar su vida sin sufrir efectos negativos. Entre los aspectos a tener en cuenta está que el duelo puede tener lugar por cualquier tipo de pérdida, sin que sea necesariamente un ser humano. En el post de hoy nos centramos en explicarte algunas formas de afrontar el duelo infantil cuando la muerte hace presencia en la vida de los más pequeños. Debes tener presente que en gran parte de los casos se trata de un periodo que todos ellos viven y superan sin dificultades. También, que cada caso puede requerir actos o procedimientos específicos, pero seguro que estos consejos te ayudan a saber cómo afrontar el duelo infantil:

  • Ayuda ajustada. La forma de afrontar el duelo dependerá, en primer lugar, de la edad y del grado de madurez del niño o la niña. Como adulto, es tu papel valorar cuál es la forma más adecuada de tratar el asunto. Si bien en el caso de los niños más pequeños bastará con ofrecer acompañamiento y soporte incondicional, cuando son algo mayores la situación requerirá también hablar del tema y compartir sentimientos de forma conjunta.
  • Afróntalo. La primera reacción ante una situación difícil puede ser evitar el tema, mostrar nuestra mejor cara y ocupar a los niños para que no tengan tiempo de pensar en ello y se les olvide rápido. Pese a parecer una buena opción porque les hará tener la mente ocupada en muchos asuntos, se debe tener en cuenta que no gestionar situaciones conflictivas o dolorosas puede, más que solucionarlas, amplificarlas.
  • Comunícate. El lenguaje que debes usar dependerá de la edad de los niños, pero en cualquier caso debes mantener una comunicación sencilla y clara para que reciban el mensaje de forma comprensible y puedan entenderlo. En estos momentos debes medir bien las palabras y expresiones que usan porque pueden marcar diferencias en la forma como el pequeño encaje el mensaje.
  • Empatiza con ellos. Entiende sus preocupaciones, su sufrimiento y sus miedos. Invítale a que sienta su dolor y experimente sus sentimientos y acompáñale en esos momentos. Intentar que el niño no sienta el dolor que puede conllevar una pérdida no será una solución definitiva a largo plazo. En clase, no será extraño ver a alumnos distraídos, desmotivados o ausentes si están realizando un proceso de duelo.
  • Comparte su sufrimiento. Si estás viviendo el mismo proceso de duelo, explícaselo y tratad de conversar y compartir vuestros sentimientos. Vivir el duelo de forma conjunta puede ayudar al niño o niña a exteriorizar sus sensaciones y a sentirse acompañado. Mostrar el dolor no nos hace vulnerables sino más fuertes y unidos.
  • Ofrece ayuda. A menudo cuesta que los más pequeños identifiquen sus sentimientos y sensaciones y, más aún, que los compartan con los adultos. Respetando siempre su espacio, invítales a que cuenten contigo cuando lo necesiten, de la forma que precisen. Ofréceles tu amor, tu comprensión y tu ayuda para que sepan que tienen a quién acudir si lo requieren. En el caso de tus alumnos, comunícate con la familia para ver qué tipo de ayuda puedes proporcionar y para ajustar la forma de asistir al niño.
  • Sé paciente. Según la edad del niño se pueden producir reacciones inesperadas, inseguridades o conductas descontroladas. Todo ello responde a la dificultad de gestionar las emociones a ciertas edades o en ciertas personalidades. Comprende el motivo y trata de reconducirlas hacia el diálogo y la comunicación.

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí