Happy Blog

Designed by Freepik

¿Mejorar o cambiar la cultura de tu organización?

Laura Aldrey | 26 septiembre, 2017

Idealmente la cultura de una organización se implementa desde los inicios de una empresa y no es más que los modos de pensar, creer y hacer las cosas dentro de la institución. Esta puede representar una ventaja competitiva para tu organización tal y como lo describimos en nuestro artículo ¿Puede ser nuestra cultura organizacional una ventaja competitiva? 

Si bien esa forma de relacionarse y los procesos deberían mantenerse en el tiempo, existen casos en los que la cultura se ha ido perdiendo poco a poco o sufre una mutación desfavorable para los objetivos empresariales.

Dichos cambios pueden darse por una alta rotación de personal, poco afianzamiento por parte de los líderes y por los constantes cambios sociales y tecnológicos que atraviesa el mundo año tras año. En resumidas cuentas, se van debilitando los procesos establecidos de una compañía en favor de otros que no benefician el crecimiento empresarial.

Pero, ¿en qué punto se encuentra tu empresa? Para saberlo debes realizar un diagnóstico de lo que sucede. La mejor manera de hacer es por medio de una encuesta de clima laboral que te brinde información respecto a liderazgo, estructura, compensaciones, relaciones interpersonales y cualquier factor que consideres importante. Con esos resultados sabrás cuáles son las áreas críticas por desarrollar o si es necesario cambiar la cultura empresarial por completo.

Entonces, ¿cambio o mejoro la cultura empresarial?

El factor determinante entre decidirse por cambiar o fortalecer una cultura es, en resumen, la supervivencia de la organización.

Cuando la cultura empresarial ha dejado de ser eficaz, impide que se cumplan la misión o los objetivos de la institución, cuando perjudica o estorba su funcionamiento y pone en peligro su estabilidad y su desarrollo, es hora de hacer un cambio de 180 grados. Mirar hacia nuevos horizontes y buscar nuevas ideas que se compaginen con los objetivos planteados.

En cambio, cuando la cultura está alineada con algunos de los propósitos y las estrategias de la organización, se puede trabajar en hacer ajustes que mejoren las relaciones y procesos dentro de la compañía.

Ten en cuenta que mejorar o cambiar la cultura de una organización supone involucrar a directivos y empleados, para que formen parte de un proceso de transformación, energético y coherente. 

Contáctanos y te ayudaremos a descubrir cuál es el mejor rumbo para tu organización.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn3Email this to someone

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí