Happy Blog

Categoría: Reflexiones sobre la felicidad

Las Acciones son las Nuevas Palabras

Javier | 25 Abril, 2013 | Reflexiones sobre la felicidad

A veces parece como si viviéramos en una burbuja de disonancia cognitiva que va en aumento. La diferencia entre lo que se piensa, se dice, y se hace cada vez parece más grande en la sociedad. Esta incoherencia trae consigo una gran interferencia que añade complejidad e incertidumbre a nuestras experiencias. Tener que inferir la verdad entre todo el ruido merma nuestras energías. Una energía que podríamos emplear para crear algo de valor en la sociedad.

Un ejemplo típico en el ámbito laboral:

El potencial cliente te dice: Me encanta tu propuesta y pienso que podríamos empezar pronto. Te llamo la semana que viene…

El potencial cliente piensa: Voy a retrasar esto lo más posible para ver si puedo conseguir otro proveedor más económico en base a esta propuesta, o esperar a ver si con el tiempo podemos negociarlo mejor.

El potencial cliente hace: Evita todas tus llamadas de seguimiento aún cuando se quedó en hablar “la semana que viene”.La pérdida de energía que esta disonancia supone para ambos es de vértigo. Lo curioso es que la sociedad lo asume como una forma normal de operar que toleramos.

Tanto es así, que nos podemos imaginar tu respuesta como proveedor:

Tu como proveedor dices: Perfecto, vamos a preparar todo para comenzar

Tu como proveedor piensas: A ver si me llama, con suerte me pedirá un descuento en unas semanas…

Tu como proveedor haces: No preparas nada para empezar pronto porque supones que no te llamarán

Las sociedades prósperas del futuro serán las que estén basadas en la confianza…

Sin embargo, la verdad y la coherencia tienen su atractivo para el ser humano. Gravitamos hacia la verdad inexorablemente ya que es la base para generar valor de forma más sostenible. Ya sabéis que me apasiona la acción coherente, y la razón es precisamente por todo lo dicho arriba, las acciones son las nuevas palabras. A modo de higiene mental, te olvidas de interpolar la verdad de las palabras, para solo fijarte en las acciones. Las sociedades que se basan en la acción coherente inspiran confianza y crean valor.

La incoherencia entre lo que dices y lo que haces es a veces sutil, y parece inocua ya que nadie parece dar cuenta de ella, pero tiene un efecto compuesto devastador porque se acumula como los intereses de una deuda. Por lo contrario, la rigurosidad en mantener coherencia entre tus palabras y tus acciones se convierte en tu mejor activo diferenciador. Es un activo que se acumula de forma orgánica y es parte integral de tu marca personal.

Si a esa coherencia, le sumas que tus palabras y acciones están fundamentadas en valores fuertes y alineadas con un propósito trascendental y significativo, el éxito de lo que persigues es virtualmente inevitable. En parte, porque la coherencia misma implica una efectividad en tus acciones que te ahorra energía, con lo que tu fuerza de voluntad para persistir se ve renovada día tras día. Y esa es la fuente real de tu fortuna.

Para divertirnos escríbenos en los comentarios ¿Qué anécdotas se te ocurren de cosas que se dicen pero que no se hacen?
Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Share on LinkedIn1Email this to someone
X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí