Happy Blog

Conoce la fórmula para hacer felices a tus empleados

Carlos Piera Serra | 16 julio, 2018

La felicidad es el mejor negocio, y hacer que tus empleados sean felices en sus puestos de trabajo tiene beneficios garantizados para la empresa, los cuales hoy en día son medibles con herramientas cuantitativas y cualitativas. Entre estos beneficios, se encuentran 2 fundamentales, que todos los CEO’s buscan mejorar en sus organizaciones: el primero, sin duda, es retener al mejor talento y el segundo, aunque no menos importante, es aumentar la productividad y con ella las ganancias. 

Según un estudio de la Universidad de Warwick, un empleado feliz es 12% más productivo, mientras que uno infeliz es 10% menos productivo.

Además, los trabajadores felices son sinónimo de clientes y/o consumidores más felices. Como ya sabemos, un empleado que se siente a gusto, hará mejor su trabajo, y el resultado son clientes y/o consumidores que se sienten bien atendidos y quedarán satisfechos con el negocio. Esta es una de las mejores estrategias para crear fidelidad.

Aunque no existe una fórmula estricta para la felicidad dentro del ambiente laboral, existen algunas pautas que puedes seguir. Sigue leyendo y descubre cómo hacer que tu empresa sea un lugar feliz:

1. Escucha a tus empleados – Mide y Actúa

Para generar empatía y conocer lo que tus trabajadores piensan de la empresa, es fundamental tener una buena comunicación interna. Y ¿cuál es la mejor forma de saber si alguien está contento? Pues, preguntando. Así, identificarás posibles problemas internos para erradicarlos antes de que sea tarde. Ten en cuenta las opiniones, ideas y preocupaciones de tus colaboradores para hacerles sentir valorados y mejorar los procesos internos.

Una buena forma de escuchar a los trabajadores es por medio de encuestas user friendly que te den información detallada de cómo es el nivel de felicidad y bienestar de tus emplead@s. Por ejemplo, El happiness at work survey desarrollado por nuestro equipo sirve para elaborar informes de clima innovadores; otra herramienta, elaborada por nuestros partners sirve para hacer pequeñas encuestas al final de cada semana (los viernes) con preguntas como:

– ¿Qué tal ha ido la semana?

– ¿Destacarías algo de esta semana?

– ¿Has tenido mucho trabajo?

2. Contagia felicidad – Conectividad

La felicidad es contagiosa. Y si los gerentes y altos cargos acompañan la jornada laboral con una sonrisa, sus subordinados lo agradecerán. 

El compromiso no surge espontáneamente. Es un valor que se aprende y que, además, es el resultado que viene precedido de la experiencia y de la capacidad que tengan los directivos para generar bienestar, entusiasmo y satisfacción en la plantilla de trabajadores.

3. Inspíralos en su carrera profesional – Sensación de Progreso

A casi todos les ha pasado que el camino profesional que toman no los llevan al cargo y sueño que se habían planteado. Con el paso del tiempo, aumenta la posibilidad de que esos ideales profesionales se trunquen y que muchos terminan trabajando en posiciones que no se acercan a su vocación profesional.

Como empresa, esta situación se puede gestionar correctamente al ayudar a entender a tus empleados que cada posición tiene elementos interesantes que pueden llevarlos hacia su autorrealización.

También, puedes animarles a que asistan a cursos, talleres o conferencias para ampliar sus conocimientos y avanzar en su profesión. El aprendizaje continuo hace que los trabajadores se sientan más útiles y capaces dentro de una empresa y, por lo tanto, más a gusto en ella.

4. Delega tareas y establece objetivos – Sensación de Control

La manera más efectiva de mantener la motivación entre los empleados es darles poder y responsabilidad. Delegar tareas importantes les da un razón para seguir esforzándose, dar sentido a su día a día y saber que son importantes para la empresa.

Pero no se trata de solo delegar responsabilidades, también tendrás que establecer unos objetivos mensuales, trimestrales, o semanales. Además, es recomendable que la consecución de dichos objetivos tengan un reconocimiento y una celebración.

Si tienes esto en cuenta, tanto empresa como empleado se verán beneficiados: el trabajador se siente realizado con su trabajo y obtiene un reconocimiento que repercutirá en su felicidad, mientras que la empresa podrá aumentar la productividad y mejorar el resultado financiero.

5. Celebra los logros colectivos – Sensación de Progreso

¿Quién no es feliz celebrando? Y dentro de una organización existen muchos motivos para hacerlo: Éxitos, nuevos clientes, la finalización de proyectos, entre muchos otros. Aprovecha cada oportunidad posible para reunir a tu equipo en la cafetería de la empresa, en un restaurante, en el bar de la esquina o en la misma sala de reuniones…

Asegúrate de involucrar al máximo número de personas en esta celebración de la felicidad, porque es importante demostrarles que sus granitos de arena han servido para conseguir objetivos importantes para la empresa.

Una buena celebración ayuda a aliviar tensiones y favorecer un entorno agradable, recargar energías para el próximo reto…donde el buen clima laboral es protagonista.

Por último, ten presente que la clave para fomentar un entorno óptimo es “buscar lo que te hace disfrutar de tu trabajo. Poner el foco en lo positivo”,  tal y como afirma Margarita Álvarez, experta en el estudio de la felicidad laboral.

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí