Happy Blog

¿Hablar o comunicarse?

Carolina Vives | 30 Mayo, 2016

¡Hola!

¿Te pones nervioso sólo de pensar que tienes que hablar en público?¿Te gusta presentar en público pero quieres tener más impacto? Este post es para todas aquellas personas que tienen que presentar en público, les guste o no.

Las ideas que encontrarás aquí son una recomendación de Ferran Ramon-Cortes (Director del instituto de comunicación 5 fars).

¿Cómo se consigue ser una referencia e impactar?

–          Repetir un único mensaje: Tener claro cuál es el mensaje principal (una única frase) y que todo gire alrededor de ese mensaje. La reiteración hará que no se olviden de lo importante.

–          Ser una luz distinta: buscar algún mecanismo de impacto potente (historias, ejemplos, anécdotas, vivencias…) En 90 segundos, los oyentes decidirán si se quedan contigo o no (¡aunque sigan sentados en su silla!). Piensa también en un buen final para ganarte al público. Intenta ser simpático ya que es algo que la audiencia valora.

–          Usar un lenguaje que conecte: huir del lenguaje técnico si los conceptos pueden no ser entendidos por el 100% de la audiencia.

–          Lenguaje visual: no cargar las diapositivas de texto y usar recursos visuales (imágenes, videos, etc…). La buena diapositiva es muy visual y no se entiende sin tu explicación (así no pueden ir avanzando y te tienen que escuchar).

–          Habilidades de presentación: lo que cuenta en la presentación es lo que la gente percibe. El GAP respecto lo que perciben y lo que nosotros creemos proyectar, viene por lo que nos ocurre dentro (no creer en lo que cuentas, estar tenso e inseguro, estar enfadado…). Es importante tener mucha consciencia sobre lo que nos ocurre dentro ya que esto es lo que estará percibiendo la gente. Ten en cuenta los siguientes factores:

o   Contacto visual: mirar a la audiencia para que conecten con nosotros. Distribuir bien el contacto visual y no olvidar a ningún sector. Con esto, conseguirás cercanía.

o   Gesticular: Es muy útil siempre y cuando sean gestos que tengan sentido y permitan comprender mejor lo que quieres decir. El área para hacer los gestos es desde la cintura a los hombros.

o   Presencia escénica: No estar rígido, no cruzar brazos o piernas si estás de pie…

o   VOZ: Adaptar la velocidad, el volumen y las inflexiones de la voz para que no parezca una conversación.

¿Qué puedes hacer si crees que tienes pánico escénico? ¡Relajarte!

Antes de la presentación: practica respirar profundamente, mueve las articulaciones y conecta emocionalmente con algo que te guste (viaje, paisaje, actividad que te encante…). Esto se traducirá en tu expresión facial y darás una orden al cuerpo de estar más tranquilo y se reducirá tu adrenalina.

Durante la presentación: Los nervios iniciales duran entre 20 segundos y 1 minuto así que intenta empezar con cualquier cosa (ej. me encanta poder estar hoy en esta magnífica ciudad…). Si no puedes entretenerte mucho por falta de tiempo, empieza agradeciendo a la gente por estar allí o cosas de este estilo para que se pase ese momento de nervios y ya puedas entrar en materia.

Como en todas las cosas, la práctica es lo que hace que mejores así que mucha práctica.

¡Feliz día!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook17Share on Google+0Share on LinkedIn51Email this to someone

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí