Happy Blog

Categoría: Felicidad en el trabajo

¿Cómo dar buen feedback? Aprendamos entre todos…

Andrea | 21 octubre, 2013 | Felicidad en el trabajo

Tags : cómo dar un buen feddback

Mis consejos para dar un buen feedback “negativo”

Por lo general, nos es más fácil ver lo que está mal en nuestro entorno que celebrar lo que esta bien, sencillamente porque lo bueno lo damos por hecho. No nos culpemos, por siglos ha sido así. Dar buen feedback no es tarea sencilla por eso con este post pretendo que tomemos mayor conciencia antes de dar según que mensajes para conseguir un mayor beneficio para todos.

Antes tengamos lo siguiente en cuenta:

– Dar feedback es dar información que recibimos del entorno. Puede ser en intereacción con otra persona o sobre nosotros mismos sobre las cosas que hacemos.

– Puede ser de dos formas:

  • Positivo: dar reconocimientos.
  • “Negativo”: ver puntos de mejora.

– Los feedbacks positivos si se da en el entorno laboral son enormemente potentes!

  • Te hacen sentir 5 veces más valorado.
  • 7 veces con más ganas de quedarte en tu trabajo.
  • 11 veces más comprometido con tu trabajo.

– Se puede dar feedback a otra persona, acerca de su comportamiento (este informe está perfecto) o sobre su actitud (que bien realizas este tipo de eventos) o sobre su identidad (eres un fenómeno).

– El feedback no es una crítica, hablamos de cosas a mejorar. La crítica suele ser un instrumento muy malo para hacer cambiar de comportamiento a otra persona ya que o bien bloquea o bien activa comportamientos de sumisión o de rebeldía.

– Nunca dar feedback negativo sobre la identidad (tu eres así o asá). Lo que hacemos es mandar un ataque y generaremos rabia o resentimiento en la otra persona, lo cual puede desembocar en una discusión.

– Si eres la persona que recibes feedback, recuerda que hay un enorme regalo para que crezcas y seas mejor. Agradécelo.

    • Busca el momento adecuado. Lo mejor es que lo puedas realizar el mismo día o durante la semana. No lo alargues, porque puede ser molesto esperarse demasiado tiempo para decir algo.
    • Calibra el estado de ánimo de la otra persona y si la otra persona te da permiso para darle feedback. No pierdas tiempo si la persona no quiere escucharte.
    • Lo mismo, calibra tu propio estado de ánimo. Nada en caliente! Si lo escribes, releélo varias veces o espérate unas horas.
    • Escoge el mejor canal. Si puede ser cara a cara 1000 veces mejor o por teléfono que no escrito! Escrito no tienes la información del tono o de la intención y da lugar a muchos malentendidos, te lo aseguro!
    • Ten en cuenta que medimos a los demás por el impacto y no por su intención. Nos medimos a nosotros mismos por nuestra intención y no tenemos siempre en cuenta el impacto que ejercemos en otros.. Ponte en la situación del otro para ser justo.
    • Recuerda que se trata de ayudar a otra persona a mejorar por su bien no a criticar o pretender que cambie cosas a nuestro antojo.
    • Sobre hechos concretos y no sobre interpretaciones. Procura ser objetivo, hablar desde la situación y busca hechos observables concretos. Sino la otra persona puede entender que es tu interpretación de la realidad. Cuidado con las palabras “siempre” o “nunca. Con ellas generalizamos o maximizamos los hechos.
    • Sé directo. A veces nos cuesta mucho decir las cosas a mejorar porque tememos una confrontación o herir al otro. Pero si te enrollas dando vueltas, excusándote, preparándolo para que no le hiera, el otro puede perderse y no entender nada… Vé al grano.
    • No regales los oídos antes de decir lo “negativo”. Por lo general, decimos siempre lo positivo y luego el “pero”. Se dice que es el gran borrador universal, ya que lo que va antes del “pero” se anula de nuestra atención. De esta forma, la persona se queda siempre con que después de un elogio viene algo malo. Mejor empieza por lo que tienes que decir y luego valora lo bueno.
    • Es recomendable dar Feedback contínuo. Si sabes que puedes ayudar a otro durante el proceso, no esperes a que lo acabe para que lo rehaga.
    • Propón acciones de mejora o formúla una pregunta abierta para encontrar la solución. La pregunta dispara automáticamente una respuesta en nuestro cerebro (aunque no la verbalicemos) y nos ayuda en la búsqueda de opciones. Nos permite activar nuestro recursos de mejora.

Resumiendo, puedes seguir el siguiente orden:

– Primero da la situación concreta en la que se ha dado el hecho: ayer por la tarde en la reunión….

– Explica la acción que ha sucedido o lo que la persona ha hecho comportamiento o actitud con la intención que tenía la persona) : llegaste tarde aunque sé que tu intención no era retrasar al equipo.

– Explica el impacto que esto ha tenido: tuvimos que retomar la sesión de nuevo

– Ofrece una acción de mejora o abre una conversación para buscar soluciones: cómo podríamos hacer para que llegues a tiempo?

Happiness enlightner de Delivering Happiness

Andrea Linati – Coaching Profesional Barcelona

Post original: ¿Cómo dar buen feedback? Aprendamos entre todos…

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí