Happy Blog

hábitos que no pueden faltar en el ambiente laboral

5 Hábitos que no pueden faltar en el ambiente laboral

Carlos Piera Serra | 3 agosto, 2018

El cerebro humano es la creación más increíble hasta la fecha. Es capaz de cosas extraordinarias pero hay que darle un entrenamiento para que sea eficaz al 100%.

En nuestro gimnasio DH enseñamos y ayudamos a implementar estos hábitos que no pueden faltar en el ambiente laboral, haciendo posible el cambio hacia el cerebro feliz:

Mindfulness

Concentrarse en el momento presente ayuda a gestionar la sobrecarga de información (Mails, Whatsapp, redes…) que empobrecen la productividad del trabajador, brindando ateción plena.  ¿Cómo? Ejercicios de respiración, Meditación, Conciencia del cuerpo.

Adquiere una mayor capacidad de concentración, también, al descansar las horas suficientes. Un punto básico:  para poder concentrarnos bien necesitamos estar descansados. Dormir las horas suficientes nos proporciona la recuperación cerebral y cognitiva necesaria para poder rendir perfectamente al día siguiente. Dormir bien nos proporciona un estado de lucidez en vigilia.

Optimismo 

El optimismo logra que los empleados  sean 50% más: Precisos, Eficientes, Creativos, Comunicativos, Cooperativos. Es una forma de afrontar la realidad y el cerebro puede acostumbrarse a ella. Un cerebro optimista ve retos donde los demás ven problemas, ve soluciones donde los demás ven caos.  ¿Cómo? Meditación, Teoría de Sistemas, Asertividad. Impulsa el optimismo en tu organización y disminuye el costo de un empleado tóxico.

Fluir

Tener empleados 7 veces más cooperativos es posible. Durante este estado el cerebro alcanza sus niveles más altos de productividad. La zona de flow se encuentra en el equilibrio entre el nivel de desafío y el nivel de habilidad. Al hablar de “flow” nos referimos al término utilizado por el Psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi para describir al estado en el cual el nivel de involucramiento en la actividad que realizas es tal, que pierdes la noción del tiempo y al final alcanzas resultados extraordinarios. ¿Cómo? Establece objetivos SMART. Usa tus superpoderes y pasiones. Aprende a focalizar la atención. Descubre si has experimentado el estado de flow en tu trabajo.

Altruismo 

Dar de manera voluntaria y ayudar a los demás, nos ayuda a tener mejores relaciones y crear compromiso significativo e influir en la capacidad de cooperación. ¿Cómo? Cooperación entre departamentos. Esto traerá managers 200% más convincentes, poderosos y dinámicos.

El autor Ken Blanchard cita en su libro: “A La Carga” (Gung Ho) lo siguiente: Las personas que realmente tienen el control trabajan para organizaciones que las valoran como seres humanos. Organizaciones que respetan, escuchan y actúan sobre la base de los pensamientos, los sentimientos, las necesidades y los sueños de las personas.

El altruismo desde esta perspectiva no es una actitud filantrópica que arroja beneficios sólo hacia el medio ambiente, los recursos naturales, sociales y humanos, a su vez, representa para la empresa una inversión que repercute en beneficios de estatus y posicionamiento en el mercado.

Gratitud 

Entrenarse para ser más agradecidos por lo bueno que empresas que ya lo implementan te da la vida para sacarle el máximo partido a cada situación que se presenta. La felicidad no nos hace ser agradecidos, ser agradecidos nos hace felices. ¿Cómo? Reconocer y ser específico en los reconocimientos. Personaliza tus actos de altruismo, esto hará que los empleados sean el doble de productivos.

Diversos estudios científicos demuestran que la práctica de la gratitud produce reacciones moleculares a nivel cerebral que estimulan sensaciones de bienestar y alegría. Sin embargo  preguntémonos si realmente la ejercemos en nuestra vida diaria todo lo que sería deseable.

Los nuevos modelos organizacionales han traído también nuevas formas de retribución laboral, y entre ellas no faltan las que van más allá de la pura compensación económica. Son aquellas que permiten equilibrar nuestra vida personal y familiar, que propician el reconocimiento de nuestra labor, etc. Añadamos a ellas la práctica del agradecimiento y el cóctel resultará perfecto.

Partamos de una actitud positiva: por ejemplo, reconocer un trabajo bien hecho tanto de un compañero como de un subordinado es una expresión genuina de agradecimiento, al igual que compartir experiencias y pensamientos con los demás. Cuanto más concreto y específico sea el agradecimiento (gracias por esto y por esto), mejor.

A nivel empresarial la práctica de la gratitud en el trato con los clientes genera una cierta forma de fidelización, tanto si se logra el éxito en la transacción como si no. El agradecimiento va a generar en el cliente un sentimiento de de confianza que le impulsará a seguir confiando en la empresa aun cuando la relación laboral no se haya concretado.

La felicidad es un estado y tiene altibajos pero puedes hacer cosas para sentirte mejor. Si tienes ganas de aprender, voluntad y estás dispuesto a dedicar tiempo, puedes hacer pequeños cambios que tendrán un gran impacto en tu felicidad, aprende más aquí.

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí